viernes, 28 de octubre de 2011

LAS DUDAS



Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados,
 nuestro miedo más profundo es que somos inconmensurablemente podedoros.
 Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que más nos asusta.
 Nos preguntamos a nosotros mismos: ¿Quien soy yo para ser brillante,
espléndido, talentoso y fabuloso?¨, pero en realidad, ¿Quién eres tu para no serlo?.
Eres un niño de Dios. Tu pequeñez no le sirve al mundo.
 Y cuando permitimos que nuestra luz brille,
 subconscientemente le damos a otros permiso para hacer lo mismo
Si somos capaces de mantener las ventanas abiertas  de nuestros ojos
y de nuestro corazón veremos la luz del sol.
 Porque no todos somos capaces de mirar con ojos limpios y observar las maravillas
 que hay a nuestro alrededor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...