jueves, 4 de diciembre de 2014

A LA ORILLA DEL ARROYO


La mente es como un arroyo, en ella discurren los contenidos mentales, como son los pensamientos, estados emocionales. Meditar es como sentarse a la orilla de la mente y observar.



Un día Buda caminaba con Ananda, su principal discípulo a través de un bosque.
Era un largo día de verano y el calor apretaba cuando se dirigió a Ananda:
“Ananda, cuatro o cinco kilómetros más atrás hemos pasado por un pequeño arroyo, regresa y tráeme un poco de agua.
Llévate mi cuenco de mendicante, tengo mucha sed y estoy cansado.”

 

Ananda volvió hacia atrás... pero cuando llegó al arroyo, acababan de cruzarlo unas carretas tiradas por bueyes que habían enturbiado toda el agua, las hojas muertas, que
estaban reposando en el fondo, habían subido a la superficie, esta agua ya no se podía beber; estaba demasiado sucia, regresó con las manos vacías y le dijo al maestro:
“Tendrás que esperar un poco, iré por delante, he oído que a sólo cuatro o cinco kilómetros de aquí hay un gran río, traeré el agua de allí.”
Pero Buda insistió:
“Regresa y tráeme el agua de ese arroyo.”

 

Ananda no podía entender la insistencia, pero si el Maestro lo dice, el discípulo tiene que obedecer, a pesar de lo absurdo de la situación, de nuevo tenía que caminar cuatro o cinco kilómetros para recoger esa agua que no merece la pena beber,
Cuando empezaba a irse, Buda le dijo:
“Y no regreses si el agua sigue estando sucia, si está sucia, siéntate en la orilla en silencio. no hagas nada, no te metas en el arroyo, siéntate en la orilla en silencio y observa. Antes o después el agua volverá a aclararse, entonces llena el cuenco
y regresa.”

 

Ananda volvió hasta allí, el agua estaba casi clara, las hojas se habían desplazado, la tierra se había asentado, pero todavía no estaba totalmente transparente, de modo que se sentó en la orilla y observó cómo fluía el río.
Poco a poco se volvió cristalina y pudo recoger el agua, después  regresó bailando, había comprendido por qué Buda había insistido tanto, le dio el cuenco al Maestro y se postró a sus pies dándole las gracias.
Ananda se explicó:
 

“Ahora lo puedo entender. Primero me enfadé, no lo mostré, pero estaba enfadado porque me parecía absurdo regresar, pero he comprendido el mensaje, sentado en la orilla de ese pequeño arroyo me hice consciente de que pasa lo mismo con la mente, si me meto en el arroyo lo volveré a ensuciar, si me dejo arrastrar por la mente, con sus pensamientos y emociones, provocaré más ruido, empezarán
a aparecer más problemas.
Sentado a un lado del arroyo he aprendido la técnica, ahora me sentaré también al lado de la mente, observándola con todos sus contenidos, problemas, hojas muertas, dolores y heridas, recuerdos y deseos, me sentaré indiferente en la orilla y esperaré el momento en que todo esté claro.”



18 comentarios:

  1. YO TAMBIÉN QUIERO SER SIDDHARTHA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. Así es, observarnos y esperar, no dejarse llevar por impulsos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Puede que, a veces, las cosas no sean tan complicadas como nos parecen en un primer momento, cuando todo se nos hace un mundo. No siempre el primer impulso es el válido.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. En cuanto te sientas en la orilla de tu mente dejas de darle energía. Eso es la verdadera meditación. La meditación es el arte de la trascendencia.

    Maravillosa historia , una vez mas queda demostrada la connexion que todos tenemos con la naturaleza.

    Besos mi querida YoSueño
    feliz fin de semana
    Isa

    ResponderEliminar
  5. Yo con el tiempo he aprendido que el impulso no es bueno del todo. pero aun me queda que aprender.
    Muy buen post.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Es que el agua que corre es un buen entorno para la reflexión y da energía para vivir a pleno!! ¡lindas tus meditaciones!

    ResponderEliminar
  7. Si es verdad aveces nos toca esperar y meditar sobre las cosas que actuar de forma repentina. Genial reflexión

    ResponderEliminar
  8. Es necesario aprender a meditar y no precipitarse.

    Nos dejas una gran reflexión. Muy bueno el relato.

    Besos y muy feliz fin de semana,

    ResponderEliminar
  9. Sí Señor!!! Esta entrada tiene mucho que meditar. Mas o menos lo que me hace falta a mi. Un abrazooo.

    ResponderEliminar
  10. Que hermosa historia y que gran verdad...
    paz
    Isaac

    ResponderEliminar
  11. Hola YoSueño,me ha encantado esta entrada.Siempre hay que parar porque solo parando se puede ver mas claro.
    Muchos besos:)

    ResponderEliminar
  12. La lección ya la he aprendido, ahora me resta llevarla a cabo.
    Gracias, muchas.
    Cariños y buen fin de semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
  13. Tack för ditt besök YoSueño hoppas du haft en fin helg och jag önskar dig nu en fin vecka kram Aurora

    ResponderEliminar
  14. ¡Apreciada Yo Sueño!
    En verdad me ha fascinado tu concepto de meditación. Hoy me has dado una excelente lección, no he de olvidar ponerla en práctica, muchas gracias :)
    Deseo que pases una semana maravillosa. Un abrazo lleno de alegría

    ResponderEliminar
  15. Para mi, es justo el momento de haber leído este post Yosueño, y ahora se que debo hacer.... mil gracias preciosa besossssssssssssss :*

    ResponderEliminar
  16. Bueno un poco tarde pero entre el puente y el curro.... jeje
    A veces es mejor no dejarse calentar por el primer pensamiento que se nos cruza por la cabeza, es mejor sentarse a pensarlo bien.
    Bonita enseñanza. Besotessssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  17. Nos has compartido una muy linda enseñanza y es l break que necesitaba para iniciar mis labores.
    Un abrazo cargado de toda la buena energía desde mi Super Nova Accesorios :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...